EAJ - PNV

Estás en: » Inicio » Sala de Prensa » Documentación

Sala de prensa

Documentos

Últimos publicados

  • 25/07/2014

    ¿Hacia una nueva cultura del agua?

    • Tipo: Opinión
    • Medio de comunicación: El Diario Vasco

    Como es sabido, el agua es el recurso natural de mayor importancia para la subsistencia humana. Tanto o más para el desarrollo de actividades agrícolas, industriales, artesanales, deportivas, culturales o de ocio.

    Sin embargo, buena parte del planeta no goza del acceso a los recursos hídricos o no lo hace en condiciones de salubridad. En muchos lugares, comunidades enteras carecen de acceso al agua. La tendencia de este problema es la de agravarse por influjo del cambio climático. En otros lugares el problema es diferente. Hay agua abundante y de calidad, pero resulta complejo y caro poner el agua a disposición de las personas. El agua está ahí… puedes disponer de ella libremente, pero el problema es llevarla a su destino, gestionarla sin pérdidas, hacerla llegar a cada persona en condiciones de igualdad y equidad.

     

    Es imposible garantizar el derecho a la vida de las personas, el derecho a su dignidad, si no somos  capaces de garantizar el acceso al agua de millones de personas que no gozan de tal posibilidad. Esto implicaría la asunción del derecho al agua como un derecho fundamental en el plano teórico formal, cuyo cumplimiento en la práctica presenta dificultades tanto en el plano interno como en el contexto internacional. Si vinculamos la protección de este derecho con el derecho a la vida o a la dignidad de las personas, nos encontraríamos ante un derecho humano de primera generación y susceptible de cumplimiento ante cualquier administración y/o jurisdicción. En todo caso, esta construcción teórica difícilmente puede cumplirse en buena parte del mundo si no acompañamos a este discurso teórico de las actuaciones políticas prácticas, de las infraestructuras, incluso del régimen jurídico, para que esa declaración de objetivos pueda ser una realidad jurídica garantizada por los derechos humanos de forma eficaz.

     

    Es imprescindible que la garantía del derecho al agua se realice desde una perspectiva integral, en el sentido de considerar el recurso no sólo como un elemento de la biosfera si no, también, como un recurso transversal y vivo que va a condicionar gran parte de las decisiones públicas de una sociedad y su futuro.

     

    Se trata de un reto no exento de dificultades técnicas y políticas. Algunas derivan de la propia naturaleza de las reservas de aguas en el mundo y su vinculación, por ejemplo, con el fenómeno del cambio climático. Según los datos de la ONU-PNUMA, casi el 70% de la distribución del agua dulce del planeta se ubica en glaciares y nieve permanente mientras un 0,3% se encuentra en lagos y ríos, de modo que esta pequeña porción es la única renovable. Casi el 30% de las reservas de agua del planeta se corresponden con las aguas subterráneas.

     

    La configuración del consumo de agua en el planeta ha sido abordada por la UNESCO con datos que nos alejan de la configuración del acceso al agua como un derecho en condiciones de igualdad y equidad. Según estas estimaciones, un niño occidental consume de 30 a 50 veces más agua que un niño de un país en desarrollo. De hecho, la ONU estima en 1000 millones las personas que no tienen acceso a agua potable, mientras unos 2500 millones de personas carecen de servicios básicos de saneamiento.

     

    El acceso al agua, el cambio climático y la pobreza son tres elementos relacionados. Sus impactos y variables de conexión son y serán constantes en el futuro. Problemas económicos, sociales y ambientales que bien podrían encontrar acomodo mediante una relectura de la demanda y el gasto en agua embotellada, por poner un ejemplo. Nada menos que unos 50.000 millones de dólares anuales es nuestro gasto en agua embotellada. Agua que, en algunas ocasiones y lugares, abonamos a precios superiores a los de cualquier refresco, mientras podemos observar fuentes todavía sin cerrar en cualquier parque público de nuestras ciudades y pueblos.

     

    Mientras, lugares como el río Amarillo en China manifiestan otros aspectos físicos de la lacra del agua en el mundo. En la actualidad, su cuenca está seca durante buena parte del año. En 1997 sus aguas no llegaron al mar durante 226 días. Otros ejemplos en diferentes lugares de pérdida o reducción de cauces se encuentran en lugares como el Nilo, el río Indu en Pakistán, el río Murray en Australia o el riesgo medio de desertificación de la península ibérica que asola a un 75% del territorio peninsular según la UNESCO.

     

    Con todos estos datos, la Asamblea General de Naciones Unidas ha llegado a reconocer el derecho al agua potable y al saneamiento como derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de los restantes Derechos Humanos en una Resolución de 28 de julio de 2010. Por tanto, estamos ante un derecho plenamente reconocido por la comunidad internacional. Sin embargo, su carácter vinculante y la tutela administrativa y judicial es algo que se encuentra pendiente tanto en el ámbito interno como en el plano internacional. Observamos, en suma, obligaciones jurídicas sobre el papel. Algo diferente es hacerlas reales en la práctica.

     

  • 12/07/2014

    Intervención de Andoni Ortuzar en el homenaje a la ikurriña / Andoni Ortuzarren hitzaldia ikurrinaren omenaldian

    • Tipo: Intervención

    NOTA: Este discurso puede ser modificado parcial o totalmente por el orador de manera que solo es válido lo pronunciado en el acto aunque estuviere aquí  escrito.

    OHARRA: Hitzaldi hau aldatua izan daiteke. Balio duen bakarra, hizlariak berak ekitaldian ematen duena izango da.

    Datorren astelehena moduko egun batez izan zen, uztailaren 14an. Eta hor izan zen, aurreko etxe batean, Korreo kalean. Hortxe, bai, haizeak gure ikurrina dantzatu zuen lehen aldiz. Ciriaco Iturrik altxatu zuen, Euskeldun Batzokija elkarteko kiderik zaharrena zen. Elkarte hura izan zen geroan Euzko Alderdi Jeltzalea izango zenaren hazia.

     

    120 años después aquí seguimos. Aquí sigue el PNV. Aquí siguen sus hombres y mujeres. Construyendo la nación vasca. Día a día. Sin prisa pero sin pausa. Con la cabeza alta y un país en marcha. Y aquí sigue ella, don Ciriaco. Aquella ikurriña de lana que usted echó al viento. La misma que nos emociona con solo mirarla.

    Hemen jarraitzen du gure ikurriñak. Guztion ikurriña.

    Egun handia da gaurkoa: esker ona adieraztekoa, historia aldarrikatzekoa. Abertzaleen lehen belaunaldia osatu zutenei eskertzekoa, nazio kontzientzia piztu zutenei, Euzko Alderdi Jeltzalea sortu zutenei. Baina, batez ere, ikurrina eman zigutenei. Euskotar garen guztiak batzen eta elkartzen gaituen sinboloa. Herri gisa dugun sentimendua gorpuzten duena. Gure arima ikusgai egiten duena.

    En la ikurriña está todo lo que somos. Aquí está nuestra historia. Aquí está el primer Gobierno del lehendakari Aguirre. Aquí están la guerra y el exilio. Aquí están todos aquellos niños del 37. Aquí están todos los gudaris caídos en la defensa de Euskadi. Aquí está también el Zazpiak Bat. Y la diáspora. Aquí está la democracia. El autogobierno. Aquí están nuestras instituciones. Aquí está el progreso de este país. Y el euskera. Nuestra cultura. Aquí están la cima del Everest y las rampas más duras de los puertos pirenaicos. Aquí están nuestros éxitos deportivos. Aquí está la industria vasca. El conocimiento. La educación. Nuestras universidades. Nuestros pueblos y ciudades. Nuestros valores. Nuestra palabra. Palabra de vasco. Y, sobre todo, aquí estamos todos. En la ikurriña estamos todos. Todos los hombres y mujeres de este país. Sin importar raza, condición o ideología. Porque en la ikurriña han cabido y caben nacionalistas, socialistas, anarquistas, republicanos o comunistas. Bajo esta ikurriña estamos todos. Es de todos y para todos.

    No me gusta llamarla bandera. Banderas son todas. Pero la nuestra es la ikurriña. Solo la ikurriña. No fue creada contra nada ni contra nadie. Pero durante muchos años la persiguieron como subversiva. Le han dado palos y más palos. ¡Cuántas veces la han arriado y destrozado! ¡Cuántas! Creyeron que prohibiendo la ikurriña anulaban a este pueblo y sus sentimientos. Consiguieron lo contrario. Por cada una que quitaban, ondeaban cinco más. Porque era la voluntad de los vascos. La voluntad de este pueblo. Y aquí está esa voluntad. La ikurriña ondeando libre al viento.

    Urte batzuk dituzuenoi ez zaizue ezer azaldu behar. Baina gazteenek, jakin behar duzue zuen aitite, aita, osabek… beren bizia askatasunaren eta ikurrinaren alde eman zutela. Eta, era berean, jakin behar duzue emakumeei esker, euskal andre adoretsu haiei esker, basakeriarik handiena gainditu ahal izan genuela. Espetxea eta errepresioa. Ez ditugu ahaztuko.

    Inola ere ez. Gaur ere bada emakume eta gizon haiek omentzeko eguna.

    La ikurriña ha visto mucho en estos 120 años. Mucho. Bueno y malo. De todo ha habido. Mientras unos la perseguían, otros la usaban de capucha para tratar de justificar su terrorismo. Para dar cobertura al asesinato y la extorsión. Y la mancharon de sangre. De sangre inocente. Tampoco olvidamos a estas víctimas. Y que quede claro: Ni fue por Euskadi ni en nombre de la ikurriña.

    Ikurrina bakezko haizeak mugitzen du gaur Euskadin. Esku batean dugu iragana eta oroimena; bestearekin, itxaropena eta ilusioa oratzen ditugu. Itxaropena eta ilusioa, gauza onez betetako etorkizunerako, bakean. Ezberdinen arteko bizikidetza, demokrazian, eta ideia guztiak defendatzeko eta gauzatzeko aukerarekin. Etorkizun horretan, gu guztiok sartzen gara. Eta guztion artean diseinatu behar dugu. Euskadi berri bat, aldi berri baterako. Gehiengoak erabaki dezala herri honen etorkizuna. Gutxiengoak errespetatuz. Inori ezer inposatu gabe. Ez banderarik ez sinbolorik, ezta proiekturik ere. Baina, era berean, betorik gabe, inor mendean hartzeko tentaldian erori gabe.

    Porque los sentimientos no se imponen. Se respetan. Como las banderas. La nuestra es esta, solo esta. Pero respetamos que otras personas se identifiquen con otra. Respetamos sus sentimientos. Que respeten los nuestros. Solo pedimos respeto. E imponernos una bandera no es respeto. Y prohibirla, como todavía ocurre en Nafarroa con la ikurriña, tampoco es respeto. Son ejemplos graves de falta de madurez política y democrática. Son tics del pasado. Gestos impropios del siglo XXI y de este nuevo tiempo. Son una irresponsabilidad que altera la convivencia y la identidad de las personas. Encender la mecha de las pasiones es relativamente sencillo. Pero, al menos en el Partido Nacionalista Vasco, ya estamos escarmentados y hartos de odios banderizos destructivos. Ese no es el camino. Pero algunos se empeñan en seguir y seguir por un camino equivocado. Y nos obligan a colocar la bandera española en las entidades oficiales de Euskadi. Se amparan en una ley caduca. En una Constitución de otro tiempo que no sirve para este.

    Guk, balkoietan, ikurrina baino ez dugu nahi. Baina ez dugu inposaketa bidez izatea nahi, ezta legeak agintzen duelako ere. Ez. Gehiengoaren borondateagatik izatea nahi dugu. Ikurrina askatasunez eta demokrazian adierazitako borondateak jartzea nahi dugu. Lan horretan ari da Euzko Alderdi Jeltzalea. Euskadi Europan Nazio askea izan dadin. Ikurrina europar zeruan egon dadin, beste nazioetako banderen ondoan, berdinen artean.

    Nosotros queremos solo la ikurriña en los balcones. Pero no queremos que sea por imposición, ni por imperativo legal. No. Queremos que sea la voluntad mayoritaria, expresada de forma libre y democrática, quien la ponga ahí. Para eso trabaja el nacionalismo vasco. Para que Euskadi sea una Nación libre en Europa. Para que la ikurriña comparta el cielo europeo de igual a igual con las banderas de otras realidades nacionales. Un país no se construye por poner en un mástil una bandera u otra. Un país se construye desde el respeto a la voluntad popular. Y se construye día a día. Ganando terreno a las conciencias. Tejiendo una colectividad social que se sienta identificada y representada en unas instituciones. En un proyecto que avance en conciencia y voluntad. En democracia y decisión. Ganando adeptos. Construyendo comunidad. Sumando nuevos vascos que sientan como suyos estos colores: El rojo de pasión, de coraje, de fortaleza, de emoción. El blanco de paz, de concordia, de entendimiento. Y el verde de la esperanza, de crecimiento, de vida.

    Vivimos un cambio social sin precedentes. Globalización y democracia se abren paso en un mundo de soberanías compartidas. Un mundo de complicidades donde lo grande y lo pequeño se complementan. La que empezó siendo la bandera del PNV se ha convertido en la ikurriña de todos los vascos y vascas. De todos. De los nacionalistas y de los no nacionalistas. Guztion ikurriña. Hagamos entre todos que ondee libre en lo más alto del mástil. Y que lo haga soplada por los vientos de la igualdad, la libertad y el respeto.

    Tenemos un Pueblo, el vasco. Una Nación, Euskadi. Una bandera, la ikurriña. Y un destino, la libertad.

    Gora Euskadi askatuta!!!

  • 09/07/2014

    Intervención Andoni Ortuzar en el Fórum Europa

    • Tipo: Intervención
    • Medio de comunicación: Fórum Europa
    • Formato: PDF
1 pag de 73

Más documentación

hemeroteca

desde hasta
  • Acuerdo
  • Alderdi Berriak
  • Artículo de opinión
  • Artículos de opinión
  • Audio
  • Cartel
  • Curriculums
  • Debates
  • Declaraciones institucionales
  • Día internacional contra la violencia de Genero
  • Discurso
  • Discurso de Iñigo Urkulu
  • Documentos
  • Documentos EBB
  • Dossier
  • Entrevistas
  • Estatuto de Autonomia
  • Estatutos
  • Folleto
  • Informes
  • Iniciativas
  • Interpelación.
  • Intervención
  • Jornadas
  • Manifiesto
  • Nota de prensa
  • Opinión
  • Otros documentos
  • Plan
  • Ponencias
  • Programa Electoral
  • Programas
  • Prólogo
  • Propuestas
  • Revista
  • Tmp
  • V Asamblea General
  • VI Asamblea General
  • Videos

Buenas prácticas

Entrevistas

09/06/2014

Andoni Ortuzar (El Diario Vasco)leer más

Andoni Ortuzar  (El Diario Vasco)

Opinión

25/07/2014

¿Hacia una nueva cultura del agua? leer más

Xabier Ezeizabarrena  (El Diario Vasco)